logo
  PODER PERSONAL VOLVER AL HOME >  
 
     
 
 
Constelaciones familiares y los órdenes del amor
 

Las Constelaciones Familiares son un procedimiento sistémico fenomenológico desarrollado por Bert Hellinger para configurar sistemas familiares con la ayuda de personas que representan a los miembros de la familia. Esta configuración permite mirar a la persona y sus sistemas familiares como un conjunto, y entender las implicaciones inconscientes que la perjudican en la auténtica realización de su destino.

 
   
 
 

 

El inconsciente familiar produce, en el nivel del alma, efectos inimaginables en nuestra vida. Hechos significativos que fueron excluidos, o no considerados, se repiten en diferentes generaciones. Una constelación muestra esos hechos y, en un nivel más profundo del entendimiento, se abren diferentes posibilidades para solucionar estos problemas. Es una poderosa herramienta de reconciliación con el origen y el destino de una persona.

Desde el momento en que entramos en esta vida pertenecemos a un determinado sistema de relaciones familiares. Más tarde formamos también parte de otros sistemas, como el colegio, grupos de amigos, equipos de trabajo y más amplios, como religiones, culturas, países y al final el sistema del universo.

En todos estos sistemas se encuentran Órdenes, en cada uno de distinta manera, que, al respetarlos nos permiten avanzar y vivir en sintonía, en caso contrario nos traban. Más fuertemente sentimos los Órdenes en la familia: si los respetamos, el amor puede fluir. Por eso Bert Hellinger los llama: Órdenes del Amor. Todos somos miembros de nuestro sistema familiar. Todos somos hijos de nuestros padres, que a su vez también son hijos de sus padres, no importa si ya han fallecido, si los conocimos o no. Nadie puede cuestionar el sistema en el que nació.

Tampoco puede negar a su familia sin negarse a si mismo. Estamos ligados con profundos lazos de lealtad a nuestra familia y seguimos las leyes que nos dirigen y unen. Como un árbol que tiene su forma y su lugar en el que crece a su manera. El Orden viene antes y después viene el amor. Bert Hellinger comprobó y observó que el amor puede desarrollarse en un orden correcto; si existe un desorden, el amor aunque sea grande, no puede fluir.


 
   
       
 
Copyright 2013 Noble Anam Cara. Sitio optimizado para visualizarse en 1024x768 px. con Internet Explorer, Google Chrome, Mozilla Firefox, etc.